Riquelme siempre Superclásico

Posted by El último diez On 3/22/2010 08:44:00 p. m. 0 comentarios

Se acerca un nuevo Superclásico -en realidad ya llegó, pero pasado por agua- y la ilusión se renueva. No solo la ilusión de ver renacer a un equipo que viene diezmado en juego y resultados. También la ilusión de ver la mejor versión del 10. Como si no bastaran los múltiples títulos, Román le añade a los logros grupales, una estadística más que favorable contra el rival de siempre. Otra vez los números. No son todo pero dicen mucho.

De los 25 clásicos que lleva jugados -contando oficiales y torneos de verano- ganó 13, empató ocho y perdió solo cuatro. Y ese no es el dato más relevante. Cuando los tres puntos realmente valen, Román solo perdió dos. Contando aquel 1-2 por la Copa Libertadores 2000, -golazo de tiro libre- que finalmente la serie fue para Boca, con un histórico 3 a 0 en la Bombonera con penal de Román incluido más delicioso caño a Yepes. Si a eso se le puede llamar derrota...La otra fue en el Apertura 99, en el Monumental, y por 2 a 0. Y listo. No le hablen más de caídas al 10.
La triunfante historia empezó en un 3 a 3 en el Monumental allá por Marzo
del 97. Pero en Octubre de ese mismo año Román escribió su primera página de gloria en los super: entró por Diego en el entretiempo el día de su último partido y le cambió la cara al equipo, con tan solo 19 años. Fue 2 a 1 y fiesta en el gallinero.
Ya con la llegada de Bianchi, la titularidad asegurada y la 10 en la espalda, las alegrías se multiplicaron. A las actuaciones ya mencionadas en la Copa, se le sumaron al año siguiente, en el Clausura 2001, otro 3 a 0 con baile en la Bombonera. Como si la historia se volviese a repetir. El 10 patea el penal, Costanzo lo ataja, y en el rebote, con la frente y los ojos bien abiertos, convierte otra vez. Otro día histórico, el día del Topo Gigio.
Ya en el año de su segunda vuelta, luego de su paso fugaz en 2007 -copa bajo el brazo mediante-, ganó los dos clásicos de 2008. Ambos 1 a 0. Y en ambos fue determinante. Inteligencia para sacar a Palacio del área y ponerle la pelota en la cabeza a Battaglia en la Bombonera. Deliciosa pegada para el gol de Viatri en el Monumental y un festival de fútbol en los pies para aguantar el partido con un jugador menos.
Las actuaciones de Román en los clásicos siempre tienen un plus por sobre los demás partidos. Como si hubiera buscado ser ídolo y hubiese descubierto la mejor forma de lograrlo. Tal vez por sentir la camiseta como un hincha, por el orgullo de ser boquense, porque el mimo de la gente, ese que Riquelme necesita para ser feliz, llega mucho más en estos partidos. Lo innegable es que, con la banda roja enfrente, el 10 se enciende. Y este jueves, cuando salga una vez más a defender ese orgullo, espero que sea igual que siempre.


Canción.


Categories: ,

0 Response for the "Riquelme siempre Superclásico"

Publicar un comentario