Un Pibe que sabe

Posted by El último diez On 6/30/2010 06:48:00 p. m. 1 comentarios


"Román se ríe. En este campeonato se ríe. Lo jugaría sólo. En este Mundial juega con una pierna. Si jugara, Argentina tendría un equipo súper, tendría aseguradas más cosas de las que tiene ahora."
Lo que todos los Riquelmistas pensamos, en palabras de alguien que sabe y mucho de esto. Que viva el Pibe Valderrama.

Mundial, día 19: Iberia es mía ¡joder!

Posted by El último diez On 6/29/2010 11:15:00 p. m. 0 comentarios


Ya están los mejores ocho. No hay más lugar para nadie. Se terminaron los octavos de final y todas las llaves de cuartos quedaron definidas. Hoy se sumó un sudamericano más. Cuatro de ocho, una cifra histórica. Y el duelo ibérico tuvo un claro vencedor en la cancha. Y una de las estrellas más marketineras del Mundial ya se volvió a casa.

Paraguay tenía una chance de oro. Es cierto que Japón venía de hacer un partido fantástico ante Dinamarca que había sorprendido a más de uno. ¿Pero qué rival mejor que este le podía tocar en Octavos? Era una oportunidad que no podía desaprovechar. Martino y sus muchachos no venían demostrando en cancha un gran fútbol. Por el otro lado, los japoneses habían sorprendido a todos con la pegada y lo enganches de Honda y compañía. Muchos vaticinaban una posible victoria nipona. Cualquiera podía ganarlo. Tanto unos como otros se sentirían con chances de lograr el triunfo y llegar por primera vez a cuartos de final. Pero en el partido no se vio nada de lo que había mostrado Japón en el partido anterior. Y Paraguay lo mismo que venía haciendo. Y, como no podía ser de otra manera, todo desembarcó en la primera definición por penales de la Copa. Y ahí la buena puntería paraguaya prevaleció sobre la de los nipones. Solo bastó convertir todos y que Komano le dé al travesaño para que Paraguay llegue por primera vez a los cuartos. Martino hizo historia. Y los sudamericanos siguen pisando fuerte en Sudáfrica.

Seguramente éste era uno de los partidos más atractivos de los octavos. No sólo por la calidad de los jugadores en cancha, sino porque además era un clásico. España y Portugal se cruzaban en un partido que olía a partidazo. Pero no fue así. Los españoles estaban ante una prueba de fuego. Eso que se dice como rendir un examen de coraje, mostrar que realmente están preparados y están a la altura de las circunstancias. Y aprobaron con creces. A pesar del ajustado resultado, le dieron un verdadero peludo a los portugueses. Les mostraron la pelota de acá para allá y no se la prestaron. No mostraron todo lo que tienen pero sí bastante. El gol es un claro ejemplo. Toques y toques. Un pase en cortada inpensado de Iniesta, un taco delicioso de Xavi y la definición del nuevo goleador, junto a Higuaín y Vittek, David Villa, el 7 bravo de este partido. Porque claramente CR7 no lo fue. Otra vez Cristiano quedó en el ojo de todas las críticas. Muchas exageradas por el odio que genera. Capaz por la forma de jugar o que se le cae la facha y saca provecho de eso, pero varios querían verlo fracasar. Y pasó. Pero España pasó una prueba de fuego y de carácter y ya está en cuartos. Y tiene, a priori, el cruce un tanto accesible. Hoy los españoles conquistaron la península ibérica, y ahora van por todo.

Ya quedaron todos los cruces definidos. Uruguay con Ghana, Argentina con Alemania en una semi anticipada, Brasil y Holanda en un partido que promete mucho y España con Paraguay. Ya solo quedan ocho candidatos. Cada vez queda menos.

Mundial, día 18: Con Brasil es Robben

Posted by El último diez On 6/28/2010 08:58:00 p. m. 0 comentarios


Hoy se dio la lógica. Como se viene dando desde que se terminó la primera ronda. Nadie podía dudar de los resultados que se dieron hoy. La diferencia de jerarquía entre unos y otros era abismal. Algunos más ajustados, otros más holgados, salieron a relucir su chapa de candidatos. Y siguen avanzando.

Primero le tocó a Holanda. Como viene siendo costumbre en este Mundial, los holandeses no dan más de lo que necesitan. Ganan y listo. No se florean ni golean. Pareciera que hacen lo justo y necesario. En algún momento tendrán que acelerar, pero por ahora les alcanza. Hoy el rival era inferior. Al margen de haber dejado afuera a la actual campeona Italia, Eslovaquia no podía hacerle demasiada fuerza a Holanda. El partido no fue tan desparejo como los nombres lo indicaban pero casi en ningún momento los naranjas se vieron desequilibrados. La buena noticia del lado de Holanda era que Robben debutaba como titular. Y es un jugador diferente. Tanto, que la primera que tuvo, la mandó a guardar. Hasta ahí el partido era parejo y los eslovacos venían aguantando bien el partido. Pero Arjen la agarró parado de 7, encaró hacia el medio a lo Messi y la puso abajo en el primer palo. Las diferencias están en las individualidades. Y Holanda las tiene. Sneijder, Van Persie, Robben, Van der Vart, Kuyt. Nombres que pesan ante una selección debutante en Mundiales. Después, el 10 liquido la historia a poco del final. Sólo quedó tiempo para que Vittek se despida como goleador del Mundial hasta el momento, con un penal perfectamente ejecutado. Un resultado ajustado pero justo. Holanda llega a cuartos casi sin esforzarse. Pero ahora tiene que reaccionar en serio.

Porque se viene Brasil. Hoy los brasileros dieron una muestra de cómo se tiene que jugar a esto. Como si fuesen ellos los que inventaron el deporte. Bielsa es un gran técnico. Tengo que admitir que no me gusta pero lo respeto –me dio mucho lastima sus expresiones de decepción-. Pero contra un Brasil enchufado no se puede. La diferencia de jerarquía entre unos y otros era abismal. Ningún jugador chileno estaba a la altura del peor jugador brasileño. Alexis Sanchez es un gran jugador –y me gusta mucho- pero Lucio se la sacaba como a un nene. Hablar de Lucio es palabra mayor. Es más que un central. Asusta en la marca, impone a la hora de anticipar, gana de arriba y sale como una tromba con la lanza en la mano cuando recupera. Si no es el mejor central del mundo, pega en el palo. Ese es uno de los grandes méritos de esta selección. Porqué el poderío ofensivo no sorprende. Los equipos brasileños siempre se caracterizaron por tener grandes delanteros y creadores de juego, con laterales que penetran defensas a toda velocidad. Pero ahora le agregaron una solidez defensiva que antes no tenían. Lucio y Juan hacen una dupla impasable, y si llega a pasar alguien, atrás la figura de Julio Cesar parece impenetrable. Un equipo equilibrado en todas las líneas y con la cuota de fantasía y eficacia que tienen todos los equipos cariocas. Nunca una primera ronda de Brasil es vara para medir nada. Un partido como el de hoy sí. Y ahora confirmaron que están para grandes cosas. Chile aguantó 30’ hasta que el cabezazo de Juan rompió el hielo. De ahí en más, ya no quedaban chances para los de Bielsa. Luis Fabiano aumentó con una jugada en la que hicieron todo bien. Kaká puso una asistencia justa y el nueve demostró que está a la altura. Robinho –de modesta actuación-liquidó todo con un derechazo con rosca en el segundo tiempo. Podría haber sido más. Y debería, porque la jugada de Bastos -¿de dónde salió este crack?- en el último minuto con doble sombrerito tenía que terminar en gol, pero no fue. Hay algo que define perfecto la variedad y el recambio que tienen los brasileros. Hoy no jugó Elano. En su lugar jugó Dani Alves, el 4 suplente –que no juega porque adelante tiene a Maicon, sin dudas el mejor del mundo en su puesto-. Y el de Barcelona fue el conductor del equipo y la figura. Sí, el que entró de suplente y es lateral derecho, se puso de armador y llevó los hilos del partido. Eso es Brasil

Se dio la lógica y en cuartos se viene un partidazo. Brasil y Holanda van a reeditar, una instancia antes, las semifinales de Francia ’98. Ya van quedando pocos. El Mundial se está poniendo lindo.

Las coincidencias eran con el 2006

Posted by El último diez On 6/27/2010 09:08:00 p. m. 2 comentarios


Se viene otra vez Alemania. Pero para eso, primero se vino México. Todo como en el 2006. Tanta comparación con el ’86 en vano. ¿Esto complica los planes místicos de Diego y compañía? No creo. Hablando un poco en serio, Argentina hizo un modesto partido en el desarrollo pero excelente en el resultado. No voy a caer en el halago desmesurado. Al contrario, voy a remarcar tanto lo positivo como lo negativo –que es mucho- del partido y de cara al choque de cuartos.

Desde el vamos me parece que hay un error. Cederle el protagonismo a una selección inferior me parece erróneo. Pero esta argentina juega así. En la primera ronda eso no se había visto porque los rivales estaban muy por debajo del nivel nuestro. Pero hoy, contra un equipo más armado pero todavía menor, Diego ya mostró lo que venía mostrando antes. Darles la pelota a ellos y esperar que se equivoquen. Hay algo que hace perfecto y es la presión. Es riesgoso ir tan a arriba a presionar a los rivales, porque si te pasan, estás muerto. Pasó muchas veces y ahí se vieron las llegadas de los mexicanos, que encaraban en manada a un solitario Mascherano que no paró a casi nadie. Pero también de esa manera vino el segundo tanto. Pipita aprovechó el error, y emuló su gol en aquel superclásico con Boca que le valió la tapa de todos los diarios. Y ahí hay dos cosas. La positiva es la manera de presionar y el resultado de la misma. Lo negativo es que si superan esa barrera, el equipo está desnudo y vulnerable. Y Alemania no perdona.

El arquero es el gran triunfo de Diego. Fue el partido que más le llegaron y respondió. Calculó mal en el primer tiro de Salcido –que se canso de patear- pero después se lo vio seguro siempre. Es importante para el equipo saber que si te llegan, tenés un arquero seguro a tus espaldas. Y Argentina lo tiene.

Volvió la línea de cuatro centrales. Pero Demichelis sigue flojo. Burdisso pide pista para hacer dupla con Samuel. Heinze es Heinze. Y Otamendi fue más que Jonás pero menos que lo que necesita Argentina en el lateral derecho. El gol mexicano es un golazo pero es evitable. Martín está lento y se notó. Después, Chicharito –que ojo tiene Ferguson- hizo el resto. Pero a esa altura, estaba todo definido. Alemania te ataca con cuatro –Ozil, Muller, Podolski y Klose- y Argentina defiende con cinco –sumando a Javier-. Es casi un mano a mano, con jugadores que están teniendo un gran Mundial. Por eso hay que ajustar la línea de volantes.

El medio está falto de equilibro. Maxi y Di María no aparecen ni en ataque ni defensa. Mascherano sufrió la soledad en el centro de la cancha y vio pasar a mucho mexicano, que cuando sean alemanes puede terminar en gol. Sin los dos volantes ofensivos enchufados –Diego poné a Pastore-, Messi tuvo que retroceder mucho y agarrar la pelota muy lejos del arco. Así no sirve, y menos si no se la quiere tocar a nadie. El punto positivo fue Tévez. Hoy se le dio todo. A pesar del grosero error del lineman en el primer gol, Carlitos estuvo siempre dónde tenía que estar. Y el zapatazo en el segundo hizo olvidar un poco el de Maxi cuatro años atrás, con todo lo que eso implica. También es meritorio lo de Higuaín, atento y letal. Pero depender de individualidades es peligroso. Porqué si tienen un mal día, no hay equipo que los respalde. Hoy le tocó un mal día a Messi y lo respaldo el Apache. Pero no un equipo.

No es que todo haya sido negativo. Pero es fácil tirar flores cuando el equipo gana. Hay que analizar todo. Lo bueno y lo malo, de cara a un choque nada fácil. Alemania viene de hacerle cuatro a Inglaterra en un resultado histórico. A pesar del gol no cobrado a Lampard – ¿pasada de factura 44 años después?- los alemanes les dieron una clase de fútbol a los creadores del deporte. Solidez, practicidad y efectividad. Alemania contragolpeó perfecto. Sus volantes son simples y ejecutan todo a la perfección. Klose tiene el arco entre ceja y ceja. Muller ya dejó de ser una promesa y Podolski es un pequeño veterano. Y qué decir de Ozil, el que nadie tenía en los papeles y juega como los dioses. Pero Argentina tiene con qué. Claro que tiene que mirar para dentro y ver los errores y corregirlos. Las individualidades las tiene, eso está claro. Y entre ellas, al mejor de todos. Y eso no es poca cosa a la hora de una definición clave. El viento está soplando a favor como pocas veces en los mundiales y tienen que aprovecharlo. El sábado muchos van a jugar el partido más importantes de sus vidas. Y lo van a ganar si lo juegan como tal.

Mundial, día 16: El que quiere celeste… Ghana

Posted by El último diez On 6/26/2010 06:25:00 p. m. 0 comentarios


Arrancó el Mundial. O por lo menos arrancaron los Octavos. Ya están los primeros con los dos pies en Cuartos. A Uruguay le costó pero lo ganó gracias a su goleador. Ghana lo buscó mucho más que E. E.U.U. que se quedó sin sueño americano. Sudamérica invicta y África de fiesta.

Los periodistas, en su afán de hacer pronósticos, ponían a Uruguay –antes de jugar- en Semifinales. Es cierto que la llave le es favorable. Pero los partidos hay que jugarlos y ganarlos. Y los uruguayos hicieron bien los deberes. Pero costó y mucho. El partido fue parejo, luchado y no tan bien jugado. Corea del Sur lo buscó tanto o más que los celestes y si hubiesen pasado no hubiera estado mal. Pero, aunque parezca una contradicción, el resultado fue justo. Suarez lo abrió y lo cerró. Primero, con un centro bajo de Forlan –que importante tener un jugador así-, el mal –malísimo- cálculo del arquero coreano y la derecha con el arco vacío. Los coreanos, en su afán de buscar y buscar, encontraron el empate. Otro error de un arquero, ahora de Muslera, le dio el empate de cabeza a Chung Yong Lee. Pero el goleador del Ajax tenía mejores planes para su selección. Agarró la pelota parado de once, enganchó hacia el medio y con rosca la clavó en el ángulo izquierdo del arquero asiático que no pudo hacer nada. Golazo y delirio de la gente charrúa. Lo de Uruguay es muy meritorio. Hace unos meses ni siquiera estaba en el Mundial, tuvo que jugar el repechaje y ahora se mete entre los ocho mejores. Parece mentira, pero son tan sólo tres millones de habitantes. Y tienen dos Copas. Ese es el orgullo celeste.

El rival del equipo del Maestro Tabarez salía de Ghana y Estados Unidos. Curiosamente, ya se habían cruzado el Mundial pasado, cuando los africanos debutaban, y habían ganado los ghaneses. Pero ahora los yanquis querían torcer la historia. Aunque no arrancaban de la mejor manera. Boateng –el que tiene un hermano en Alemania y lastimó a Ballack- se animó, encaró y definió bárbaro al primer palo de Howard. Ghana hacía delirar a toda África, que veía a su único representante en el Mundial. Los ghaneses dominaron el primer tiempo. Tocaron, se movieron y se embanderaron detrás de Gyan, que usa la 3 pero juega como si tuviese la 10. Pero los estadounidenses salieron con otra actitud en el segundo. Sabían que, para meterse en el partido, necesitaban más de Dempsey y Donovan, sus figuras. El primero se metió al área y le cometieron un claro penal –la ingenuidad latente de los africanos- y el segundo lo transformó con clase en el empate. El 1 a 1 a esa altura era justo, por el crecimiento en la segunda etapa de los norteamericanos. Ya en el segundo partido tuvimos que esperar al alargue para ver quién se quedaba con el triunfo. Y otra vez el que golpeó fue Ghana. Gyan la bajó de pecho, se bancó la marca y sacó un latigazo que liquidó el match. La gran figura del partido ponía el 2 a 1 y a los ghaneses en Cuartos con Uruguay. En su segunda participación, y como único representante africano, alegraron a todo un continente que se unió en una sola bandera. El que quiere celeste, le cuesta pero gana.

Ya están los primeros dos. El primer cruce de cuartos. Uruguayos y ghaneses se ilusionan con quedar entre los cuatro mejores. Suarez y Gyan –también Donovan-, se subieron a los goleadores junto a Vittek, Higuaín y Villa. El Mundial sigue su marcha y mañana le toca a Argentina. Que se venga México…

Los diez de Sudáfrica 2010

Posted by El último diez On 6/26/2010 02:22:00 p. m. 0 comentarios


Sin dudas, el número 10 es especial. Es un emblema. Tener ese número en la espalda representa muchas cosas. En muchos casos, el que la lleva está representando grandes números diez que vistieron esa misma camiseta en otras ocasiones. Y están a la altura. Otras veces no. El emblema del equipo lleva algún otro número y el diez simplemente se sienta en el banco a ver cómo suceden las cosas. En Sudáfrica hay 32 diez. Y cada uno cumple su rol en el equipo.

En el Grupo A hay calidad. Cuauhtemoc Blanco se calza el número con una historia que lo respalda. Aunque veterano, participó en los tres partidos y hasta liquidó la historia con los franceses con su penal. En Francia pesa la cosa. No es fácil reemplazar, tal vez, al jugador más grande de la historia gala. Govou se puso la de Zidane y volvió a su país rápido con una pobre actuación, que acompaño al resto del equipo. Uruguay le dio el número a un delantero. Muchas veces pasa que no es el creador, sino el centrodelantero el que se pone la 10. Forlan, como emblema de la celeste, se la calzó y no defraudó. Se despachó con dos goles y llevó al equipo, junto a Suarez, a los Octavos. Pienaar era la promesa de fútbol sudafricana. Steven tiene magia en los pies, pero no puedo hacer mucho para llevar a su selección a la próxima ronda. Mostró destellos de buen fútbol pero se quedó rápido en el camino.

El B tiene al mejor de todos. Y es nuestro. Lio Messi se puso la que dejó “el último diez” y demostró en África que no le pesa, a diferencia de las Eliminatorias. No convirtió pero participó de todo y se puso el equipo al hombro. Muy bien 10. Chu Young Park no es el emblema del equipo. Lo es su tocayo Ji Sun. Pero es parte vital de una Corea que pudo pasar a Octavos gracias al fútbol de los dos. Karagounis es un diez extraño. Es buen jugador pero aguerrido. Y, dentro de una selección que no propuso mucho, a veces pegó más de lo que jugó. Pero fue clave contra Nigeria en el único triunfo griego. El caso de los africanos es curioso. Adeye entró por la ventana al Mundial, nunca jugó un partido internacional y le dieron la 10. Pero no participó ni un minuto en Sudáfrica.

En el C había uno que prometía. Pero no cumplió. Rooney prefirió la diez a la nueve y decepcionó. Hasta ahora. El que no lo hizo fue Donovan, ídolo yanqui que puso en Octavos a su país a fuerza de goles. Uno que se quedó en la puerta fue Birsa con Eslovenia. Sorprendió con su juego vertical y su buena pegada. Gran gol a E.E.U.U, algo que seguramente recordará por siempre. El argelino miró casi todo desde el banco. Kaifi sólo entró unos minutos con Estados Unidos y nada. Sin chances de lucir el diez en cancha.

Acá los diez participaron poco y nada. En el D, sólo Podolski asomó pero no lo suficiente. Convirtió en el debut y le alcanzó para ser el mejor número diez de la zona. Serbia se quedó en el camino a pesar de tener a Stankovic, que poco hizo para cambiar el rumbo. Appiah apenas jugó unos minutos para Ghana. Y el Mago Kewell peor todavía: cuando le tocó ser titular, fue expulsado.

Otro Grupo dónde los diez no son la figura del equipo. Jorgensen se vio bastante tapado en la creación danesa por Rommedahl, pero igual se quedaron en el camino. En Camerún la figura de Eto’o es la más imporante. Por eso Emana queda relegado a su liderazgo. Igual Nakamura, tapado por la figura de Honda. Sneijder lleva la diez con honores. Pero comparte la creación con Robben, Van der Vart y otros.

Acá sí que ni figuraron. Di Natale, el más conocido de todos, decepcionó con una Italia que se fue rápido en primera ronda. Para que se la habrán sacado a Totti. Benítez en Paraguay saltó en un partido desde el banco pero no colaboró en la clasificación. El eslovaco Sapara sólo se la puso entre los suplentes y Killen, dentro de todo, hizo un buen papel con Nueva Zelanda.

En el G hay de todo. Portugal tiene en sus figuras a CR y Deco pero la diez se la puso Danny. Los marfileños se embanderan detrás de Drogba pero Gervinho tomó la posta del número emblema. Y mostró mucha movilidad y técnica, una rareza su suplencia. Corea del Norte fue de paseo a Sudáfrica y Hong también lo hizo. Kaka llevá un número histórico. Por ahora no demostró demasiado, pero Brasil es Brasil, y puede despertarse en cualquier momento.

Por último, el H tiene unas particularidades. Mati Fernández es la manija del equipo, pero Valdivia no es menos tampoco. Por eso lleva la 10 y mucha magia en los pies. Cesc Fabregas merece el número que tiene en la espalda. También la titularidad. Pero España tiene tantos jugadores, que se dan el lujo de tener un crack así en el banco. Nkufo no hizo mucho para Suiza, que desaprovechó una gran chance. Y Jerry Palacios ni pisó la cancha en el pobre paso de Honduras por el Mundial.

Los 10 están presentes en Sudáfrica. Algunos prometían y decepcionaron. Otros llegaron de incognitos y sorprendieron. Unos ni figuran en el plantel y llevan en vano el número emblemático en la espalda. Otros sufren desde el banco. Los diez de Sudáfrica 2010.

Mundial, día 15: Reaccionó la Furia

Posted by El último diez On 6/25/2010 07:53:00 p. m. 2 comentarios

Se terminó la fase de grupos. Y, como dicen muchos, ahora arranca el Mundial. Ya están los 16 “mejores”. La verdad que los cruces quedaron más que interesantes. Sobre todo, los que se confirmaron hoy. Además, Sudamérica sigue pisando fuerte.

El primer doble turno tenía como protagonistas a Brasil-Portugal y Costa de Marfil-Corea del Norte. Una super goleada en ambas canchas podía modificar la lógica. Los africanos debían jugar contra los asiáticos y los goles portugueses. Y esperar una ayudita de Brasil. Los sudamericanos, ya clasificados, podían quedar segundos con una eventual derrota. Pero nada de eso pasó. Brasileros y portugueses jugaron un partido como para “cumplir”. Buscaron sin mucho énfasis, pocas llegadas y poco fútbol teniendo en cuenta la calidad de jugadores que había en cancha. Dani Alves – ¡el 4 suplente!- suplanto a Elano y ante las ausencias de Robinho y Kaká, intentó tomar la conducción del equipo. Algo que muestra a las claras el poderío de los brasileños y el recambio que tienen. En la otra cancha, a los africanos los consumió la presión. Tener que hacerle tantos goles a un rival te lleva a hundirte en tu propio apuro. En querer hacer el cuarto gol antes que el primero. En los primeros minutos tuvo, fácil, siete situaciones claras. No meterlas fue un golpe anímico. Los norcoreanos parecían un club de barrio, pero Costa de Marfil no lo aprovechó. Pudo haber hecho los ocho que necesitaba, pero en definitiva, sólo pudo hacer tres. Y, obviamente, no le alcanzó. Otro africano que se fue con las manos vacías en el primer Mundial en su tierra. Brasil y Portugal, como marcaba en un principio la lógica, adentro.

En el segundo turno se venía una definición infartante. Porqué la derrota en la primera fecha de España con Suiza complico más a Chile que a los propios españoles. Cambió todo tipo de pronósticos. A los suizos les alcanzaba con ganarle a la débil Honduras y esperar la lógica en la otra cancha. España hizo lo que tenía que hacer, pero Suiza fue más amarga que su chocolate. El partidazo entre españoles y chilenos arrancó con todo. Los sudamericanos salieron a atacar y sorprendieron a los europeos, acostumbrados a que los esperen. Pero eso le duró solo los primeros 15'. Luego se dedicó a pegar. Y mucho. España encontró los espacios y el primer gol. Un error garrafal del arquero chileno dejó a Villa con el arco –muy difícil igual- a su disposición. Después, Iniesta recibió un centro atrás y abrió el pie como los cracks para poner el 2 a 0. Inmediatamente, Estrada se fue expulsado por llevarse puesto –dudosamente- al Niño Torres. Igual, a esa altura, ya estaba jugando gratis. Al igual que su compañero Waldo Ponce, que sacó de la cancha de un planchazo a Xabi Alonso, de lo mejor de España. En el segundo Chile salió con todo y encontró el descuento casi desde el vestuario con un tiro del ingresado Millar que se desvió en Piqué. Pero Suiza seguía empatando y el resultado ya les cerraba a los dos. España no quiso liquidarlo ni Chile ganarlo. Ambos se conformaron y se metieron en Octavos. A pesar del arranque sorpresivo, en el Grupo H se dio lo que se preveía. España primera, Chile segunda. Sin sorpresas pero con más emoción. El “Loco” Bielsa se sacó la espina del 2002. Y al final, reaccionó la Furia cuando tenía que hacerlo.

Los cruces de hoy quedaron más picantes que cualquiera. Dos partidazos se armaron para los Octavos. El duelo de sudamericanos con Brasil y Chile y el de los ibéricos con Portugal y España. Ahora sí, ya empieza el Mundial.

Mudial, día 14: Addio Campione

Posted by El último diez On 6/24/2010 08:33:00 p. m. 2 comentarios


En el ante último día de definiciones de grupos, el Mundial no deja de sorprender. El último campeón, que no lo parece, se vuelve antes de lo esperado a casa. Daneses y cameruneses no pueden creer lo que ven. Y los eslovacos son la gran sorpresa.

El día arrancó movidito. Se definía el Grupo F, el del último campeón. Italia tenía que empatar con Eslovaquia para pasar a los Octavos. Nada más. Cómo en España 1982, lograría la clasificación con tres empates. Un lindo recuerdo teniendo en cuenta que ese año levanto la Copa. Pero esta vez la historia fue diferente. Eslovaquia le dio un cachetazo impensado. Después de un error grosero de la defensa tana, Vittek aprovechó la habilitación y puso el sorpresivo 1 a 0 para los eslovacos. “¿En serio pierde Italia con Eslovaquia?” se preguntaba la gente. Era real. Pero la historia se agravaría en el segundo tiempo. Otra vez Robert Vittek, el ahora goleador de la Copa junto a Higuaín, dormía a la defensa y enterraba la ilusión azzurra. Increíble 2 a 0. El Ellis Park estaba viendo caer de forma vergonzosa al último campeón. Dos veces le negó el árbitro –de forma dudosa- el empate a los italianos. Pero el partido se llenó de emoción al final. Di Natale le dio aire a Lippi a falta de diez minutos. Pero los defensores tanos volvieron a fallar de manera impensada y Kopunek marcó -¡luego de lateral!- liquidando la historia. Sólo quedó tiempo para el descuendo de Quagliarella y el lamento de toda Italia. Por segunda vez en la historia –Francia en 2002- el último campeón se vuelve a casa en primera ronda. Siamo fuori della copa, e un giorno tristissimo. Todo lo contrario en el otro estadio. Paraguay hizo lo justo y necesario y empató en cero con una Nueva Zelanda que se va invicta del Mundial. Así, los paraguayos se quedan con el primer puesto y Eslovaquia con el segundo, dando el gran batacazo.

En el segundo turno Holanda, ya clasificada, jugaba contra Camerún, ya eliminada. Como jugar por nada, más o menos. Pero a pesar de ello, hicieron un lindo partido, de ida y vuelta y sin presiones. Van Persie puso en ventaja a los holandeses y Eto’o lo empató en el segundo tiempo de penal. Pero la noticia más importante fue la vuelta de Robben. El crack de Bayern debutó en el Mundial, entró rápido en juego y armó la jugada del 2 a 1 que dejó a Holanda con puntaje ideal en el Grupo E. Pero en la otra cancha Dinamarca y Japón se jugaban todo. Ambos derrotados por Holanda y ganadores contra Camerún, disputaban una verdadera final. Los nipones, con el empate, se metían en Octavos. Pero igual les dieron una verdadera paliza a los europeos. En el primer tiempo resolvieron todo el pleito con dos tiros libres de novela. Primer Honda -¡cómo juega el ponja!- clavó un zapatazo a lo CR. Después, Endo la clavó a lo JR homenajeándolo en su día. Dos ejecuciones magistrales para dejar a los daneses en la lona. El histórico Tomasson descontó faltando diez pero Okazaki le puso el moño a la excelente actuación nipona luego de un jugadón de Honda, la gran figura del partido y un fuerte dolor de cabeza para el Tata Martino de cara a Octavos.

Así, quedó casi definido todo. Solo restan saber cómo cierran los grupos G y H. Pero hoy, Japón y Eslovaquia sorprendieron a más de uno. Y los tanos se volvieron a casa antes de tiempo.