Un poco de memoria

Posted by El último diez On 4/06/2010 11:20:00 p. m. 1 comentarios

Abrazados es mejor. Que sea así, el 9 y el 10, azul y oro hasta el final.

Memoria. Es lo que necesita esta dirigencia. La gente, el hincha, la prensa. Y hoy no hablo solo de Román, claro está. Hoy se está poniendo en discusión a los dos máximos referentes de, tal vez, el club más importante del país. Y hablar de injusticia suena a poco. Pero el exitismo, y a corto plazo, supera los logros.

Juan Román Riquelme es el mejor 10 de la historia boquense. Y Martin Palermo, el mejor 9. Y no creo que nadie pueda refutar eso. Pero hoy, ambos, están el foco de la discusión. Y en el mundo Boca, que es lo que más sorprende.

Prender la tv y ver que "Palermo y Riquelme no seguirían en Boca la próxima temporada" es un golpe a la historia. Un innecesario golpe. Uno que los dirigentes no deberían dar en el delicado momento que está pasando el club. Pensar que el tipo que hace los goles y el que los hace hacer son el problema del equipo, es un descalabro. Y una falta de respeto a ambos.

Desde principio de año, cuando se cuestionaba la renovación o no del gran titán, que la noticia no dejaba de sorprender. Teniendo en cuenta su vuelta a la selección, sumado a los goles en amistosos, el agónico gritó a Perú y la chance mundialista. Cuando arrancó el torneo, los fantasmas empezaron a disuadirse. Seis goles en los primeros siete partidos pusieron al "Loco" de nuevo en su lugar. Pero una sequía de cinco partidos y el mal momento del equipo lo ponen otra vez en el ojo de la tormenta.

Lo mismo pasa con Román. Adorado por algunos, odiado por otros, se le atribuyen todos los males del plantel. A pesar de que adentro de la cancha no se notan las diferencias, la prensa insiste con vendernos un Riquelme camarillero y separador de grupos. ¿Pero cuándo el 10 es así? Cuando Boca pierde. Post River, era Dios. Hoy, después de dos derrotas y una expulsión, es el diablo. Y se tiene que ir del equipo.

Exitismo a flor de piel o excusa perfecta para terminar un ciclo, la CD muestra su postura. El presente marca que, después de junio, el club se quedará sin sus máximos referentes, multicampeones, con cientos de goles y gloria encima. ¿Puede Boca darse el lujo de prescindir de alguno de los dos?; ¿Acaso es más importante Guillermo como DT que Román como jugador? ¿La CD dejará afuera a un jugador mundialista?, ¿De dónde va a sacar Boca después de Junio alguien que reemplace a estos dos cracks?, ¿Habrá alguien que contagie más a la gente que Martín o JR?

Hoy, la gente del club se está olvidando de muchas cosas. Títulos, gloria e infinitas alegrías. Dirigentes, un poco de memoria. Deshacerse de Palermo y Riquelme, es echar un pedazo de historia.

Cancion.

Categories: , ,

1 Response for the "Un poco de memoria"

  1. anaclara says:

    Comparto toda la nota, lo dije y lo vuelvo a decir para que no queden dudas de mi posición o postura, frente a esto que pasa hoy en Boca. Muchos pueden hablar, decir lo que piensan, pero nadie más que el bostero, sabe bien lo que pasa, se ve, se siente... Para muchos, Riquelme no es más que un pecho frío como Palermo, también dicen, es ni más ni menos, que un "muerto" en el área, esperando el pase gol. Si lo vemos desde afuera (muy desde afuera) podemos llegar a pensarlo o compartir parte de la idea. Tantas veces cuando el equipo mal, más de un hincha lo debe pensar. Hoy, todos sabemos, pensamos y sentimos, que con esta decisión están sacando una parte de Boca. ¿Qué va a ser del club sin sus dos ídolos actuales? Seguramente todo cumple una etapa, pero no creo que éste sea el momento de finalizar la de ellos dos.
    Hoy, Boca está muy mal parado, quizás por los jugadores, pero mucho más por sus dirigentes, que no toman las decisiones a tiempo y cuando se acuerdan de tomarlas, lo hacen a las apuradas y mal. Mal, tanto objetiva como subjetivamente. Son dos grandes del Club, que le dieron mucho al equipo y a los hinchas, cuántos goles no se hubiesen gritado si no hubiesen estado Román -con sus pase gol, tiros libres, corners- y Palermo -esperando firme en el área ese pase para convertir el tanto. Son de los cracks que hacen al juego y al equipo, que lo forman, le enseñan y lo engrandecen. Son de esos cracks, que más allá de ser grandes futbolístas, son ídolos.
    Por estas decisiones, que no se entienden las razones por las cuales fueron tomadas, están dejando a Boca sin dos jugadores. Dos grandes. Dos ídolos. Sin una parte histórica y necesaria del y para el club.

Publicar un comentario