Campeón total

Posted by El último diez On 7/11/2010 07:29:00 p. m. 0 comentarios


Ganó el mejor. Cómo pocas veces pasa en este hermoso deporte, que es caprichoso como el balón y muchas veces se ensaña en premiar a los que no se merecen, hoy se hizo justicia. El fútbol está de fiesta. Hay un nuevo campeón.

No era una final más. Había dos naciones que buscaban revalidar sus ideas con un título. Holanda toda su historia, con el recuerdo de grandes jugadores y las dos finales perdidas en 1974 y 1978 ante Alemania y Argentina, respectivamente. Merecían, por historia, tener una estrella por encima de su escudo. España buscaba otra cosa. No era una cuestión histórica lo que debían confirmar. Esta era su primera final –también semifinal- y la historia no exigía un equipo español campeón del mundo. Pero el presente lo pedía a gritos. Y, de algún modo, se hizo justicia.

Hoy no fue todo de España. No fue esos típicos partidos en donde le saca por completo la pelota al rival y lo pasea por toda la cancha. Los de enfrente jugaban y mucho. Tenía tipos como Robben y Sneijder que en una jugada te resolvían el partido. Pero los españoles tuvieron paciencia, arriesgaron y murieron con la suya. Y el tiempo los premió.

Realmente no sé cómo encarar esto. Tengo tantas cosas para decir de este equipo que siento que al querer expresar todo no digo nada. Este blog que en su esencia es sobre Juan Román Riquelme, indefectiblemente lleva puesto la bandera del buen fútbol. Y hoy está de fiesta, como toda la gente que disfruta con el toque y la gambeta, el pase profundo y el cambio de frente preciso, las triangulaciones y las salidas desde abajo. No está bien decir que así se juega a este deporte. Hay muchas maneras de hacerlo. Pero la forma que tiene de encarar el juego el equipo hoy de Vicente del Bosque es, a mi parecer, fantástica. Y la Copa es el mejor premio a un fútbol que intenta jugar a la pelota.

El partido arrancó como se esperaba. España tomando la iniciativa y Holanda esperando. Hubo un factor determinante para entender el desarrollo: el árbitro. En el primer tiempo debió haber echado, mínimo, a De Jong –era roja y cárcel- y a Van Bommel. Este último jugó absolutamente gratis todo el encuentro. La tranquilidad que encontró para pegar con este árbitro fue absoluta. Y a él se sumaron Heitinga –finalmente el único expulsado recién al minuto 18 del suplementario-, Mathijsen, Van der Wiel…Una verdadera cacería que impidió, en parte, un desarrollo normal del encuentro. Así, a España le costó imponer su juego y Holanda se embandero detrás de una bandera que no era la suya. Se limitó a esas acciones, a esperar a los españoles y que sus dos genios futbolísticos, Robben y Sneijder, resolvieran el pletio. Y vaya si pudieron hacerlo. El crack del Bayern tuvo dos mano a mano que difícilmente olvide. Pero en ambos apareció el gran capitán español Iker Casillas para salvar el arco ibérico.

Hubo que esperar hasta el alargue para que el equipo que buscó el título desde el primer minuto de este Mundial se saliera con la suya. Y cómo en las mejores películas de Hollywood, el héroe fue el mejor. El Niño Torres lanzó para un Iniesta que parecía adelantado –aunque no era así-. Cesc Fábregas tomó el rebote del defensor. Hago un parentesis acá. Creo que él hecho de que semejante crack haya mirado casi todo el Mundial desde el banco, pone en evidencia la calidad de jugadores que tiene este equipo. Y qué él mismo haya tomado ese rebote para después habilitar a Iniesta muestra la calidad que había esperando en el banco. Y ahí el genio ejecutó. En ese momento sentí lo que expresa la –mufa- propaganda de Nike. Escribir futuro. Ese es el instante en el que la humanidad pasa a la posteridad. En el momento en que para la pelota, todo lo que viene después, es parte de una historia que se repetirá durante años y años. Domina, deja rodar en el aire la Jabulani y la empalma de volea de arriba hacia abajo. Cuando la pelota infló la red, el fútbol se puso de pié, aplaudió, se emocionó y festejó. El mundo futbolístico se rindió a los pies de una idea. Y de un jugador. El tipo parece un oficinista pero es el mejor del mundo. FIFA deberá dejar de lado a los marketineros y premiar a este inmenso jugador que ya lo ganó y demostró todo. Con la enorme ayuda de su socio Xavi, la calidad de Alonso y el equilibrio de Sergio. Con el desequilibrio de Pedro y la eficacia de Villa. Con la seguridad de Casillas y sus centrales culé Puyol y Piqué. Con las salidas de ese crack que se consagró hoy que es Sergio Ramos y el aporte incondicional de Capdevila en el carril izquierdo. Con los ingresos de Torres, que es parte de este inmenso crecimiento español aunque no lo haya sido en este Mundial, y de Cesc y Navas, baluartes del equipo desde el banco.

Todo eso fue España. Un equipo que trata bien a la pelota, que intenta jugar sin importar el desarrollo y el contexto del partido. Que le gusta ser protagonista y no un invitado ocasional. Que busca siempre ganar. Que no espera, te desespera. Que entiende que al fútbol se juega con la pelota. Es muy difícil resumir todas las sensaciones que generan tanto fútbol. Y a pesar de tantos caracteres tipeados, siento que la idea no está cerrada del todo. Pero lo que importa es una sola cosa: el fútbol está de fiesta.

Categories: , , , ,

0 Response for the "Campeón total"

Publicar un comentario