Pensá en Naranja

Posted by El último diez On 7/06/2010 08:39:00 p. m. 0 comentarios


La Naranja que no es tan mecánica ya está en la final. Tendrá una tercera oportunidad de levantar por primera vez la Copa del Mundo. Para llegar tuvieron que pasar un escollo que fue más de lo que pensaban. Uruguay triunfó igual, éste Mundial difícilmente se olvide.

De los tres equipos que llegaron a semifinales, seguramente Holanda hubiese elegido jugar con los uruguayos. Un equipo con pocas individualidades, un funcionamiento no muy vistoso ni muy ofensivo. Pero Uruguay supo complicarle el partido con lo que tenía. Todo arrancó de color naranja. Parecía que se lo llevaba por delante, que se venía la goleada. Tal vez los mejores minutos holandeses en todo el Mundial llegaron ahí. Pero una vez más, encontraron el gol con una jugada aislada al trámite del partido. Gio metió un zapatazo de película que se coló en el ángulo de Muslera. Pero con el gol se abrió el partido y los uruguayos salieron a buscarlo. Todo se transformó en un ida y vuelta que le dio la chance a los sudamericanos de acercarse a un empate que antes no imaginaban. Encima, después de una chilena de Martín Cáceres que terminó en la cara de De Zeeuw todo se puso un poco picante. Pero todo equipo tiene un emblema futbolístico. Y Forlán asume ese rol como debe. Agarró la bocha, enganchó y metió un bombazo que se metió con la ayuda de la ya famosa Jabulani. Tal vez Cachavacha sea el que mejor se lleva con esta pelota, mirando sus goles en la Copa. Así terminó el primer tiempo. Con un partido parejo, impensado en la previa y con el resultado empatado.

Para el segundo Holanda se jugó todo. Ingresó Van der Vaart, relegado por la recuperación de Robben, dejando en cancha cinco hombres netamente ofensivos. Sólo Van Bommel, de excelente partido, se encargaba de la marca en el medio. Sin embargo, la ventaja la encontraron, como casi en todos los partidos, en momentos clave. Porque eso tiene esta selección holandesa. No juega mejor que el rival, parece que hace lo justo y necesario, y te clava cuando menos te lo esperas. Y eso hizo hoy. Sneijder –a esta altura de lo mejor del Mundial, enganchó de izquierda a derecha y la puso (con rebote incluido) al lado del palo. Un golpe anímico para ambos. Unos para creer y otros para caer. Para colmo, tres minutos después Robben puso la cabeza para conectar de manera perfecta un centro de Kuyt: 3 a 1 y chau a la ilusión charrúa. Pero si hay algo que no pierden los uruguayos son las esperanzas. La garra que meten en cancha emocionan a cualquiera no importa cuál sea su nacionalidad. En inferioridad de calidad y habilidad, lucharon hasta el final. De tanto buscar, Pereira encontró el descuento pero ya era tarde. Pero, como dijo el Maestro Tabarez, si hay que perder de una manera, es preferible perder así. Dejando todo en la cancha.

Holanda ya está en la final. Ganó todos sus partidos –inclusive los de las eliminatorias- y tiene figuras que le responden de la talla de Sneijder y Robben. Un cinco completo como Van Bommel. Defensores fuertes y rápidos como Heitinga y Mathijsen. Un arquero casi desconocido –nos habíamos acostumbrado tanto a ver a Van der Sar- que aporta seguridad. Jugando bien, a veces con lo justo y necesario, llegó por tercera vez al partido definitorio. Primero se la quedó Alemania en su casa. Después nosotros acá. Ahora tendrá revancha, sea Alemania o España. La tercera puede ser la vencida.

Categories: , ,

0 Response for the "Pensá en Naranja"

Publicar un comentario