Lo que dejó Sudáfrica 2010 (II)

Posted by El último diez On 7/13/2010 10:01:00 p. m. 0 comentarios


Hubo muchas más cuestiones además de lo mencionado en el post anterior que se destacaron en este Mundial realizado por primera vez en el continente africano. Algunas buenas, otras no tanto y algunas bastante alejadas del fútbol…

Porqué esto es África…

Los africanos tenían la oportunidad de destacarse en el Mundial en su tierra pero muy pocos la aprovecharon. A decir verdad, tan sólo uno: Ghana, que logró acceder a 4tos con un final de película. Pero los demás se quedaron en primera ronda. Costa de Marfil se lamentó por el Grupo que le tocó, junto con Brasil y Portugal; al igual que Sudáfrica, que siendo local lo metieron en una zona casi imposible. Camerún tenía todas la de pasar pero la derrota en el debut con Japón le cambió los planes y sin conseguir un solo punto. Y Nigeria hizo todo lo posible para no pasar. Perdió por la mínima con Argentina y se complicó sola los partidos ante Corea y Grecia. Ninguno, excepto los ghaneses, pudo aprovechar el Mundial en su tierra.

Sudamericanos vs europeos

Mucho se habló del tema durante el Mundial. Y las opiniones fueron variando con el transcurso de los partidos. Al finalizar la primera ronda, los sudamericanos eran potencias mundiales. Todos habían superado la primera ronda, mientras los italianos se quedaban afuera e ingleses pasaban penando, y ya todos imaginaban hasta una semi puramente sudamericana. Pero dos rondas después, todo cambio. De los cuatro mejores, tres fueron europeos. Y la final, cómo en el Mundial anterior, fue netamente del viejo continente. Y todo se dio vuelta. El podio fue todo europeo en el “Mundial de los sudamericanos”.

Figuras impensadas

En un Mundial llenó de cracks que se quedaron sin brillo, algunos jugadores de poco nombre pudieron mostrarse al mundo. Hay tres casos que, a mi criterio, se destacaron más que otros. El más resonante fue el del alemán Özil. El jugador mostró en la presentación del equipo de Low una habilidad poca vista en jugadores teutones y sorprendió a todos. Pero en mi consideración entran dos más. El ghanés Gyan, que llevó a su selección a los cuartos de final y, por esas cosas que tiene el fútbol, terminó siendo el villano en la película dónde era el héroe; y el japonés Honda, que deslumbró a todos con su pegada y enganches de crack. Figuras impensadas que pusieron un poco de fútbol en el Mundial.

El balón celeste

Nadie se hubiera sorprendido si el Balón de Oro al mejor jugador del Mundial se lo llevaba Andrés Iniesta, artífice del título español. Tampoco si era para Xavi o Villa; o para Sneijder en el caso de que la suerte se hubiese volcado del lado holandés. Pero la FIFA decidió premiar, y con mucha justicia, a Diego Forlán, el alma de un equipo que hizo historia en Sudáfrica. Porque Cachavacha sacó agua de las piedras. Llevó a Uruguay, que entró por la puerta chica, a salir por la puerta grande. Amigo incondicional de la criticada Jabulani, transformó en golazos cada uno de sus remates. Cinco goles en siete partidos lo pusieron como uno de los goleadores del Mundial. Y como el mejor jugador. Un premio tan sorpresivo como justo.

El nuevo estilo Alemán

Muchos fueron los alemanes que criticaron a Low por su nueva manera de encarar la selección teutona. Con su idea de citar jugadores nacidos en otros países pero nacionalizados y con un promedio de edad muy bajo, construyó una selección alemana pocas veces vista. Con toque, juego colectivo, defensores que no revoleaban y volantes con mucha creación. Con un juego súper ofensivo y más parecido a España que a su propia historia. Así, convirtió de a cuatro ante Australia, Inglaterra y Argentina, y quedó afuera ante el mejor de todos. Pero se fue del Mundial tercera, con la cabeza bien en alto y con un juego totalmente renovado. Un equipo con mucho futuro.

El heredero del gol

No hay manera de comparar a Gerd Müller. Con 650 goles en su carrera, su figura se puede medir con muy pocos futbolistas. Pero posiblemente en este Mundial estuvimos en presencia de lo que puede ser su sucesor: Thomas Müller. El joven delantero alemán coincide, además del apellido, en algunas cosas con el histórico goleador. Se desempeña en el mismo equipo donde Gerd fue ídolo y fue goleador en su primer Mundial. Con 5 tantos, el joven Müller todavía está lejos, pero con su corta edad todavía tiene varios mundiales por delante. E irá por el record del viejo Müller y, porque no, el de Ronaldo.

Árbitros, en el ojo de la tormenta

Cómo estamos acostumbrados en el fútbol argentino, en el Mundial los árbitros también se desempeñaron de manera horrorosa. Hubo errores groserísimos durante toda la Copa. A Estados Unidos lo perjudicaron ante Eslovenia con un offside inexistente. Mientras que a Argentina la ayudaron no viendo un offside de un metro en el gol de Tévez a México. El gol de Inglaterra no cobrado con Alemania es otro claro ejemplo. Y ni hablar de lo que dejaron pegar a los marfileños ante Brasil o en la final a los holandeses con España. El arbitraje en Sudáfrica, flojo.

Los otros protagonistas

Los futbolistas y los técnicos no fueron los únicos protagonistas del Mundial. Hubo otros que se llevaron muchos flashes sin tocar la pelota. Larissa Riquelme –con ese apellido cualquiera, ja!- se transformó en la novia del Mundial mostrándose entre el público paraguayo. Igual que Sara Carbonero, que como notera y novia de Casillas llenó espacios en tv. Las molestas vuvuzelas fueron tema de conversación tanto como los inútiles datos de Niembro en las trasmisiones de Telefe. Mick Jagger se recibió de piedra alentando por todos los equipos que luego fueron eliminados. Jimmy Jump irrumpió en el campo una vez más para ponerle un gorro catalán a la Copa pero un resbalón lo dejó en ridículo. Y el famoso Pulpo Paul, que se fue invicto con sus predicciones, fue el que más horas de tv se robó durante este Mundial. Todos protagonistas que no tocaron la pelota.

Y de yapa, el video del festejo español con el imperdible show de Pepe Reina. Un verdadero Showman.


Se terminó la Copa del Mundo y nos dejó todo esto para contar. Chau Mundial, chau Sudáfrica. A esperar cuatro años más para visitar Brasil y que se renueve la ilusión mundialista de 32 países.

0 Response for the "Lo que dejó Sudáfrica 2010 (II)"

Publicar un comentario