Los diez de Sudáfrica 2010

Posted by El último diez On 6/26/2010 02:22:00 p. m. 0 comentarios


Sin dudas, el número 10 es especial. Es un emblema. Tener ese número en la espalda representa muchas cosas. En muchos casos, el que la lleva está representando grandes números diez que vistieron esa misma camiseta en otras ocasiones. Y están a la altura. Otras veces no. El emblema del equipo lleva algún otro número y el diez simplemente se sienta en el banco a ver cómo suceden las cosas. En Sudáfrica hay 32 diez. Y cada uno cumple su rol en el equipo.

En el Grupo A hay calidad. Cuauhtemoc Blanco se calza el número con una historia que lo respalda. Aunque veterano, participó en los tres partidos y hasta liquidó la historia con los franceses con su penal. En Francia pesa la cosa. No es fácil reemplazar, tal vez, al jugador más grande de la historia gala. Govou se puso la de Zidane y volvió a su país rápido con una pobre actuación, que acompaño al resto del equipo. Uruguay le dio el número a un delantero. Muchas veces pasa que no es el creador, sino el centrodelantero el que se pone la 10. Forlan, como emblema de la celeste, se la calzó y no defraudó. Se despachó con dos goles y llevó al equipo, junto a Suarez, a los Octavos. Pienaar era la promesa de fútbol sudafricana. Steven tiene magia en los pies, pero no puedo hacer mucho para llevar a su selección a la próxima ronda. Mostró destellos de buen fútbol pero se quedó rápido en el camino.

El B tiene al mejor de todos. Y es nuestro. Lio Messi se puso la que dejó “el último diez” y demostró en África que no le pesa, a diferencia de las Eliminatorias. No convirtió pero participó de todo y se puso el equipo al hombro. Muy bien 10. Chu Young Park no es el emblema del equipo. Lo es su tocayo Ji Sun. Pero es parte vital de una Corea que pudo pasar a Octavos gracias al fútbol de los dos. Karagounis es un diez extraño. Es buen jugador pero aguerrido. Y, dentro de una selección que no propuso mucho, a veces pegó más de lo que jugó. Pero fue clave contra Nigeria en el único triunfo griego. El caso de los africanos es curioso. Adeye entró por la ventana al Mundial, nunca jugó un partido internacional y le dieron la 10. Pero no participó ni un minuto en Sudáfrica.

En el C había uno que prometía. Pero no cumplió. Rooney prefirió la diez a la nueve y decepcionó. Hasta ahora. El que no lo hizo fue Donovan, ídolo yanqui que puso en Octavos a su país a fuerza de goles. Uno que se quedó en la puerta fue Birsa con Eslovenia. Sorprendió con su juego vertical y su buena pegada. Gran gol a E.E.U.U, algo que seguramente recordará por siempre. El argelino miró casi todo desde el banco. Kaifi sólo entró unos minutos con Estados Unidos y nada. Sin chances de lucir el diez en cancha.

Acá los diez participaron poco y nada. En el D, sólo Podolski asomó pero no lo suficiente. Convirtió en el debut y le alcanzó para ser el mejor número diez de la zona. Serbia se quedó en el camino a pesar de tener a Stankovic, que poco hizo para cambiar el rumbo. Appiah apenas jugó unos minutos para Ghana. Y el Mago Kewell peor todavía: cuando le tocó ser titular, fue expulsado.

Otro Grupo dónde los diez no son la figura del equipo. Jorgensen se vio bastante tapado en la creación danesa por Rommedahl, pero igual se quedaron en el camino. En Camerún la figura de Eto’o es la más imporante. Por eso Emana queda relegado a su liderazgo. Igual Nakamura, tapado por la figura de Honda. Sneijder lleva la diez con honores. Pero comparte la creación con Robben, Van der Vart y otros.

Acá sí que ni figuraron. Di Natale, el más conocido de todos, decepcionó con una Italia que se fue rápido en primera ronda. Para que se la habrán sacado a Totti. Benítez en Paraguay saltó en un partido desde el banco pero no colaboró en la clasificación. El eslovaco Sapara sólo se la puso entre los suplentes y Killen, dentro de todo, hizo un buen papel con Nueva Zelanda.

En el G hay de todo. Portugal tiene en sus figuras a CR y Deco pero la diez se la puso Danny. Los marfileños se embanderan detrás de Drogba pero Gervinho tomó la posta del número emblema. Y mostró mucha movilidad y técnica, una rareza su suplencia. Corea del Norte fue de paseo a Sudáfrica y Hong también lo hizo. Kaka llevá un número histórico. Por ahora no demostró demasiado, pero Brasil es Brasil, y puede despertarse en cualquier momento.

Por último, el H tiene unas particularidades. Mati Fernández es la manija del equipo, pero Valdivia no es menos tampoco. Por eso lleva la 10 y mucha magia en los pies. Cesc Fabregas merece el número que tiene en la espalda. También la titularidad. Pero España tiene tantos jugadores, que se dan el lujo de tener un crack así en el banco. Nkufo no hizo mucho para Suiza, que desaprovechó una gran chance. Y Jerry Palacios ni pisó la cancha en el pobre paso de Honduras por el Mundial.

Los 10 están presentes en Sudáfrica. Algunos prometían y decepcionaron. Otros llegaron de incognitos y sorprendieron. Unos ni figuran en el plantel y llevan en vano el número emblemático en la espalda. Otros sufren desde el banco. Los diez de Sudáfrica 2010.

Categories: , , , ,

0 Response for the "Los diez de Sudáfrica 2010"

Publicar un comentario